miércoles, 23 de agosto de 2017

Romería de Santa Marta de Ribarteme, Santa Marta de Ribarteme-As Neves

Continuamos en Galicia para hablar de una romería que no hace muchas fechas, el 29 de julio, se celebró en la parroquia de Santa Marta de Ribarteme, perteneciente al concello de As Neves, en la comarca del Condado. Desde que en 2013 National Geographic se interesó por este festejo, no hay año que los medios televisivos estatales no se hagan eco del festejo. El morbo de ver a personas vivas siendo transportadas por otras en ataúdes también ayuda, seguramente, a dicha explosión mediática, lo cual no es malo del todo, pero ya se sabe que poco se profundiza en el significado de estos festejos cuando se tocan tan de pasada y con tanto poco rigor, como suele ser la tónica habitual.
Nosotros traemos el festejo en cuestión por ser una muestra más de ese sincretismo tan rico que se da en la Península Ibérica en general, pero, mayormente, en Galicia en particular. No recuerdo ahora el autor que dijo -agradezco alguna ayuda por tu parte, lector- que si se querían encontrar muestras de antiguos cultos precristianos o paganos, se debía venir a la Península Ibérica, a cualquiera de los dos Estados en los que está dividido su territorio en la actualidad, pues en ellos, bajo el barniz de la festividad cristiana, se hallaban cultos mucho más antiguos. Desconocemos si esto es también algo bastante generalizado en otros territorios del mundo, aunque suponemos que sí, por algunos casos conocidos (un claro ejemplo lo encontramos en los muchos sincretismos existentes, por ejemplo, en festejos de países como Méjico), pero lo que es bien conocido, por nuestra parte, por ser oriundos de estas tierras, es la abundancia de estas muestras en la antigua Iberia, abundancia de rituales que han llegado hasta nuestros días, a pesar de los muchos que, a buen seguro, han desaparecido, lo que otorga a muchas de estas celebraciones y enclaves y lugares un mayor contenido antropológico del que pudiera apreciarse a primera vista.
En las anteriores entradas ya hemos hablado de las distintas peticiones y agradecimientos realizados a distintos santos o santas, en lo que supone, se puede decir, un politeísmo encubierto o, también se podría afirmar lo contrario, un politeísmo que, como no pudo ser del todo eliminado, se tuvo que tamizar por la jerarquía eclesiástica tirando de santoral cristiano. Una procesión de ataúdes, con vivos en su interior, claramente parece no casar con los cánones católicos, lo que ya nos hace sospechar que estamos ante un festejo que seguramente no era muy del gusto del posterior orden imperante, pero que, ante la gran devoción que se procesaba en este lugar, no se pudo eliminar. No es más que una suposición por nuestra parte, pero es algo que ha regido en muchos otros festejos "extraños" de este tipo. Dejemos que el maestro Juan García Atienza, en pocas palabras, nos explique el sentido de esta celebración.

Foto: easyvoyage.co.uk

Fuente: Los peregrinos del Camino de Santiago. Juan García Atienza.

Si el primer motivo de encomendarse a un determinado santo y de acudir a su santuario es la petición de una gracia o de un favor, el segundo consiste en acudir a ese santuario para expresarle el agradecimiento por lo que ya se ha obtenido de él. Significativamente, Galicia abunda también en estas manifestaciones. Y de muchos son conocidas las romerías a lugares sagrados como Santa Marta de Ribarteme, donde acuden todos los años numerosos feligreses que presuntamente fueron librados de la muerte por la santa, cargados con los féretros que les habrían servido de última vestidura si no se hubiera producido el milagro en el que creen a pies juntillas.


martes, 22 de agosto de 2017

Antiguos rituales de San Campio, Outes

Ya somos conocedores de que si se quieren rastrear antiguos rituales de claro tinte pagano, Galicia es uno de los mejores lugares -seguramente el que más- para encontrarlos. Hoy traemos un nuevo ejemplo, en el concejo de Outes, en la comarca de Noya, donde existen unos curiosos rituales de curación y de liberación de embrujamientos alrededor de la figura de San Campio. Éstos se realizan en torno a la iglesia de San Ourente de Entís y la Capilla de Rial todos los 29 de septiembre, arrastrando a muchos devotos de toda Galicia.

Romería de San Campio - Foto: galiciahoxe.com

Fuente: Nandi Monteaguado - dondeviajamos.com

A este santo se le invoca para toda clase de enfermedades. Según haya sido la enfermedad en la que el Santo intercedió así son los exvotos que se le ofrecen. Por este motivo cientos de figuras de cera representando manos, pies, cabezas, pechos…son depositados en su altar.
En tiempos pasados se recurría a este santo para librarse de los hechizos de las posesiones diabólicas. La tradición asegura que para expulsar al diablo los hechizados deben dar 7 vueltas alrededor de los dos cruceros de la ermita cantando la siguiente oración: “Bota a demo, bota mal cativo que San Campio Bendito che axude. Bota a demo, bota o mal cativo e bica o Santo (Echa al demonio, echa el mal pequeño, que San Campio bendito te ayude. Echa al demonio, echa el mal pequeño y besa el santo).
Para continuar con el rito se obligaba a ir a la cercana ermita de la Virgen de Rial donde hay otro crucero, dar otras sietes vueltas y beber 7 sorbos de agua de su fuente para volver de nuevo a la iglesia parroquial. Una vez allí se beberá un sorbo de aceite de la lámpara que alumbra al santo. Nuevamente se repite el proceso para finalizar besando al santo.
Así, cada año para seguir con la tradición miles de romeros se dan cita para venerar al Santo y siguiendo la tradición cumplen los rituales dirigiéndose primero a la Capilla del Rial para “purificarse” antes de presentarse ante la imagen del santo en San Ourente.


lunes, 21 de agosto de 2017

Los santos cristianos y las antiguas divinidades paganas

Esta semana seguimos extrayendo algunos interesantes fragmentos del libro "Los peregrinos del Camino de Santiago", de Juan García Atienza, que estamos leyendo estos días. En las líneas de hoy se nombran algunos ejemplos existentes en el Camino sobre las facultades protectoras y peticiones hechas a distintos santos y santas que el peregrino se puede encontrar en sus distintos santuarios a lo largo del recorrido, en lo que es claramente una continuación -o mejor dicho, una sustitución- de las antiguas atribuciones de las antiguas divinidades precristianas. De este modo, el autor hace un paralelismo entre estas prácticas rogatorias y las que se realizaban a los dioses lares y los dioses penates del mundo clásico grecorromano.

Foto: cuatrocantones.com

Fuente: Los peregrinos del Camino de Santiago - Juan García Atienza.

Había dos motivos fundamentales e íntimos para encomendarse a los santos y, de manera muy especial, al señor Santiago: los mismos que hay en la actualidad entre los creyentes sinceros. El primero de ellos era reverenciar al santo en cuestión, en tanto que especialísimo intermediario con la Gloria, para obtener determinados favores que beneficiarían a sus devotos con carácter sobrehumano: curaciones, liberaciones, ayudas pecuniarias, cambio radical de las circunstancias existenciales. Del mismo modo, dicen que santa María Magdalena es especialista en preservar de las viruelas; que san Antonio de Padua ayuda a encontrar lo que se ha extraviado; y que san Pancracio, según sus numerosos fieles, que incluso compran sus imágenes en los baratillos callejeros, sigue asegurando en nuestros días da salud y el trabajo". No constituyen más que algunos ejemplos puntuales de una Leyenda Dorada millonaria en santos protectores de los creyentes, aptos para conceder todo tipo de favores y capaces de tender su mano a todas las actividades y profesiones, como hacían en su día los dioses lares y penates de la Antigüedad clásica grecorromana.

viernes, 18 de agosto de 2017

El Trilito de El Cravileju, Las Erías-Pinofranqueado

Hace poco Félix Barroso me habló de un trilito existente entre las aquerías de Las Erías y El Castillo, pertenecientes al concejo de Pinofranqueado, en el paraje conocido como El Cravileju, junto al río Esperabán y muy cerca de la confluencia del arroyo de La Zambrana con el citado río. A este lugar ya acudimos, in situ y en el blog, para contemplar los petroglifos del Tesito de los Cuchillos o Pisás de los Moros, que se encuentran justo en dicha confluencia, pero, cuando visitamos este enclave rupestre, no sabíamos de la existencia de este trilito. Para ilustrar la ficha, hemos encontrado una foto en la web celtiberia.net, de Carlos del Sol Mesa, donde no parece quedar del todo claro si es obra de la propia Naturaleza o de factura humana. Lo que sí es cierto, según nos cuenta Félix, es que alrededor del mismo, como ocurre en tantos otros lugares de este tipo, existe una leyenda en torno a una reina mora, que posteriormente, con la cristianización, se puso en conexión con la Virgen de la Peña de Francia, moradora de la montaña sagrada de los hurdanos: la Peña de Francia.

Foto: Carlos del Sol Mesa

Fuente: Félix Barroso Gutiérrez

[...] otro trilito, por ejemplo, hay en las inmediaciones del viejo camino de El Castillo a Las Erías, en el paraje de EL CRAVILEJU.  La paleoleyenda dice que fue la Reina Mora que habitaba en el castillo de LA ZAMBRANA la que trajo aquellas enormes peñas cargadas a sus costillas, mientras iba volando y, a su vez, hilando con el huso y con la rueca. La leyenda a la que le echaron agua bendita habla ya de que fue la Virgen de la Peña de Francia. 


jueves, 17 de agosto de 2017

Durbedico, dios galaico, Ronfe-Guimarães

Gracias a la web de Laura Díaz, Céltica Hispana, hemos conocido de la existencia de Duberdico, un dios en territorio galaico bracarense relacionado con el culto al agua o, más bien hemos de decir, de culto al río, por su raíz indoeuropea, compartida en otros muchos lugares del continente, aunque se dice que éste derivaría de una antigua población conocida como Durbedis -Durbede en su forma ablativa de la inscripción-, cuya raíz sería la que tendría, de forma directa, dicha conexión. Así, de ese modo, se cree que la etimología no definiría, en este caso, la función del dios, sino que estaríamos ante una divinidad cuyo nombre únicamente estaría asociado al topónimo mencionado, por lo que podría traducirse como "al dios de Durbedis".
Hemos de decir que la inscripción, donde se halló el teónimo, apareció en Ronfe, freguesía de Guimarães, encontrándose, en el momento de su descubrimiento para la ciencia, en la torre de la iglesia de esta población.

Ara consagrado a Durbedico - Foto: eda-bea.es

Fuente: Francisco Villar

Una tal Celea, hija de Clutio, dedicó en Callaecia un exvoto a un deo Durbedico, divinidad local perteneciente a un castellum que es mencionado, bajo la forma de su ablativo Durbede, como origo de un bracarense de nombre Ladronus. En las líneas que B. M. Prósper dedica a esta divinidad en su trabajo sobre el lusitano3 sugiere una relación etimológica de este teónimo con la divinidad británica Daroeda, forma que resulta ser una variante textual presente en los manuscritos A y B, de un topónimo para el que los editores (M.Pinder et G. Parthey) del Ravenate (441, 15) prefieren la lectura Dareocla. El topónimo callaeco, probablemente Durbedis, del que por derivación denominativa surge el teónimo Durbedico, sería “un equivalente lusitano muy próximo del topónimo britónico Daroeda”. 


miércoles, 16 de agosto de 2017

Crómlech de Vale Maria do Meio - Foto: megalithic.co.uk, Valeira-Évora

Cerramos el círculo en relación a los crómlech de Évora. Así, tras el de Dos Almendres y el de Portela dos Mogos, del que hablamos hace dos días, le toca el turno al Crómlech de Vale Maria do Meio. Fue descubierto en 1993 tras unos trabajos de prospección dirigidos por el arqueólogo Manuel Calado. Es un recinto de forma aparentemente elíptica, con unos 30 menhires o monolitos, de los que se encontraban la mayoría caídos, antes de ponerse en valor, estando varios de ellos fracturados. Éstos, generalmente, tienen forma ovoide.
Poca información, más allá de la aportada, hemos encontrado sobre este megalito, con lo que agradecemos cualquier colaboración, de los lectores, en los comentarios.
Para terminar diremos que el megalito se encuentra junto al cruce de Valeira, en la carretera de Arraiolos, a unos 15 kilómetros de Évora.

Crómlech de Vale Maria do Meio - Foto: megalithic.co.uk



martes, 15 de agosto de 2017

Paralelismo entre el mito jacobeo y los Dioscuros

En su momento hemos citado en el blog la identificación que se hace entre las divinidades del panteón clásico grecorromano, Cástor y Pólux -conocidos en la mitología griega como Dioscuros y Los Gemelos en la latina-, y los santos cristianos, también hermanos, aunque no gemelos, Justo y Pastor.
Leyendo la obra de Juan García Atienza, "Los peregrinos del Camino de Santiago", hemos encontrado otro paralelismo que asimila a Los Gemelos o Dioscuros con las figuras de Jesucristo y Santiago Apóstol, pues bien conocido es, dentro de la heterodoxia, algo no aceptado por la oficialidad de la Iglesia Católica, la condición de hermanos del mesías de la nueva religión y el Apóstol que, según la leyenda cristiana, descansa en la tumba de la catedral de Santiago de Compostela. Debido al gran peso espiritual, mitológico y cultural del conocido como Camino de Santiago, que ya sabemos que era recorrido, como ruta ancestral, mucho antes de la existencia del propio cristianismo, buscando el fin de la Tierra, el Finis Terrae, para ver morir al Sol en el Océano que se creía infinito, hemos considerado de interés traer al blog este otro paralelismo que desconocíamos.
Evidentemente queda como materia aparte de esta ficha, pero no por ello se ha de dejar pasar, el citar la especulación o razonamiento, de bastante peso, en nuestra opinión, que circula desde hace bastante tiempo entre los investigadores, que nos dice que la tumba adorada no es la del Apóstol, sino la del declarado hereje, siendo posteriormente decapitado, Prisciliano, el cual fue perseguido por practicar un cristianismo mucho más en consonancia con sus raíces y con un claro trasfondo, además, precristiano en sus cultos, rituales y mitos, algo que no fue aceptado por la oficialidad de la Iglesia y que le ha otorgado el calificativo de último "druida" de la Península, entrecomillando, claro está, la palabra druida, pues se dice fue un grado sacerdotal que no existió entre los celtas peninsulares.

Constelación de Los Gemelos, con Cástor y Pólux a la izquierda - Foto: bitacoradegalileo.com


Fuente: Los peregrinos del Camino de Santiago - Juan García Atienza.

Esta imagen totalizadora de la figura de Santiago, partiendo de su condición de hermano de Jesucristo, convertía al Apóstol en figura gemelar de éste y, tal como estudió en su día el profesor Américo Castro, asumiría un papel paralelo al que tuvieron los Dióscuros en el mundo clásico, cuyo mito concibió a uno como hijo de un dios y al otro como hijo de un mortal, subiendo Cástor a su muerte a los cielos y quedando Pólux entre los hombres para protegerlos de todos los peligros que pudieran acecharlos. La asunción de esta idea, por lo demás, llegó a ser tan fuerte que Compostela, como ciudad santa en la que se encontraba la tumba del Apóstol, estuvo muy cerca de convertirse en la segunda Roma, cuyos obispos se proclamaban sumos pontífices de una Iglesia paralela, en sigilosa pugna con la sede papal de la Ciudad Eterna, del mismo modo que los reyes de aquel territorio galaicoasturleonés llegaron hasta a proclamarse a sí mismos emperadores de un enteléquico imperio bajo los buenos auspicios del Apóstol Venerado.
 
Tweets por @IberiaMagica