domingo, 11 de febrero de 2018

"El Ramu" de San Blas, Nuñomoral

Ya quedaron atrás las fiestas de mitad de invierno, las que se encuadran alrededor del antiguo Imbolc, encontrándonos, en este momento, en fin de semana de Carnaval, habiendo caído este año, estas últimas, muy cercanas a las primeras, pues solo ha habido una semana de diferencia entre ambas. Pero centrándonos en uno de los santos cristianizadores del antiguo Imbolc, concretamente en San Blas, celebración del 3 de febrero, nos acercamos a Nuñomoral, población y cabeza de uno de los concejos de Las Hurdes (de nuevo volvemos a esta comarca, que bien merecería, en exclusividad, un blog aparte, por la cantidad de entradas que le dedicamos, en este espacio, a este territorio montañoso) donde se celebra a este santo, constituyendo uno de los festejos más importantes del territorio hurdano, de entre todos los celebrados a lo largo del año.
En esta celebración, cuyo santo tenía una ermita, hoy día desaparecida, como ha ocurrido con otras tantas de aquel territorio, se utiliza un elemento simbólico, que, evidentemente, parece remontarse, claramente, a los tiempos precristianos. Hablamos del conocido como "El Ramu" (El Ramo), que consiste en una rama de árbol -o árbol pequeño en algunos casos- que, antiguamente, como bien escribe Félix Barroso Gutiérrez en uno de sus artículos, era una rama de tejo, un árbol que ya sabemos que tenía un importante simbolismo para pueblos prerromanos, más concretamente en el ámbito céltico, y en el que se suele poner un pan, además de naranjas y otras frutas, todo adornado con cintas al modo de guirnaldas, en lo que supone un claro ritual de fertilidad. Además, como nos contará más abajo Tomás González, en un texto de principios de siglo XX, se realiza una danza ritual alrededor del mismo.

Santos Crespo Velaz, ramajero de San Blas en 2018 - Foto: Francisco Iglesias Rubio

Fuente: Tomás González, 9 de octubre de 1904.

El Ramo es un árbol joven y manejable que se adorna con cintas, naranjas y otras frutas. Condúcele un hurdano y forman la comitiva cuatro más, el tamborilero y el "mayoral". De da el nombre de "mayoral" al que hace de gracioso y que a la vez dirige el baile. Principian cantando a alguna distancia del santo y a cada cantar avanzan unos pasos, haciendo una profunda reverencia. Después de concluir los cantares, cada ramajero hace una relación, principiando el mayoral. Concluidas las relaciones, los festejantes siguen cantando y bailando a la vez, hasta concluir el repertorio, haciendo después entrega del Ramo. Se baila por Nuñomoral y se llama "bailar el Ramo de San Blas".



martes, 30 de enero de 2018

Iberia Mágica en Las Arenas de Cronos - Radio Enlace, 16/01/2018

Tuve el honor de participar en el programa radiofónico del arqueólogo y amigo, Saúl Martín González, de nombre Las Arenas de Cronos, que se emite en Radio Enlace (Madrid), compartiendo, además, micrófono con el investigador y cronista de Brea de Tajo (Madrid), Miguel Zorita, autor, entre otras obras, de El Duende de Mondéjar. El programa fue emitido el pasado día 16 de enero. Os proporcionamos el enlace al programa, además de recomendaros que sigáis este programa de RADIO, con mayúsculas, dedicado a la Historia.
 


viernes, 26 de enero de 2018

El Bonal de la Sartenejilla, Cambrón-Caminomorisco

Seguimos recorriendo virtualmente la comarca de Las Hurdes, para acercarnos al concejo de Caminomorisco. De los varios grupos de grabados existentes en este concejo, al igual que otros muchos de la comarca, pues hemos de recordar que nos encontramos en un territorio abundante en petroglifos de distintos periodos, hoy hablamos de los de El Bonal de la Sartenejilla. Esta estación prehistórica se encuentra en la alquería de Cambrón, en las montañas que separan el concejo de Caminomorisco del de Nuñomoral, justo en las laderas que bajan hacia el conocido como Lagar de Cambrón, hoy en día reconvertido en el Centro del Agua y Medio Ambiente de la comarca de Las Hurdes.
No hemos encontrado ninguna foto de estos grabados rupestres, únicamente aportamos la descripción que nuestro amigo Félix Barroso Gutiérrez hizo en la Revista Las Hurdes en 2007, con lo que ilustramos la ficha con una fotografía del Lagar de Cambrón, donde no lejos se encuentran estas muestras de la lejana Prehistoria.

Lagar de Cambrón - Foto: Vicente Martín

Fuente: Félix Barroso Gutiérrez - Revista Las Hurdes, Época II Nº 17, julio 2007 - "Nuestros prehistóricos hurdanos (XVI)".

Entre fragosas montañas, muy cerca de dos profundos valles, conocidos como "El Infierno" y "La Gloria", inmediata al antiguo camino de "La Verea del Correo", se encuentra la estación prehistórica de "El Bonal de la Sartenejilla", casi en el arranque de una caudalosa garganta que se descuelga por el viejo concejo de Caminomorisco (y decimos "concejo" y no "pueblo", ya que, como es sabido, desde hace varios siglos, existe el concejo de Caminomorisco, que agrupa varias alquerías. Pero el nombre del pueblo de Caminomorisco es relativamente reciente, ya que siempre se llamó "Las Calabazas". O sea, que no hubo pueblo alguno con ese topónimo (Caminomorisco), aunque sí hubo un concejo con tal denominación).
Pues en este lugar, sobre una plataforma pizarrosa, las manos prehistóricas de los antiguos jurdanos trazaron círculos, herraduras, cruciformes, geometrismos abstractos y una figura antropomorfa que el arqueólogo y apreciable amigo nuestro, Antonio González Cordero, la define con "cabeza redondeada, tronco contorneado, brazos extendidos en cruz y unos miembros inferiores muy cortos en relación con unos pies desproporcionados" (A.González Codero: "Congreso internacional de Arte Rupestre Europeo, Vigo, 1999).
No le podía faltar a este grabador rupestre su correspondiente leyenda. Nos contaban los paisanos de esta parte de Las Hurdes que allí estaban grabadas las "jerraúrah" (herraduras) de la borrica en que la Sagrada Familia huyó de los soldados de Herodes. Refieren que, al llegar a ese punto huidos, la burra hincó sus pezuñas en todas direcciones, a fin de despistar a los perseguidores, y, en recuerdo de ello, Dios hizo que quedaran las huellas signadas para siempre sobre la roca, acompañadas por muchas cruces, como símbolos de los cristianos. Posiblemente, dado el antiguo contexto religioso de la comarca hurdana, esta leyenda sea toda una cristianización, realizada por párrocos o frailes, sobre otra leyenda más antigua, de corte pagano, y que interesaba a los clérigos eliminarla.

lunes, 22 de enero de 2018

Grabados rupestres del Cañijal, Zorita-Logrosán

Nos acercamos a la comarca de Villuercas Ibor y Jara, a un paraje entre conocido como el Cañijal, entre las población de Logrosán y Zorita. Allí tenemos uno de los conjuntos de grabados rupestres más importante de Extremadura. Son dos grandes paneles con grabados que van desde el Calcolítico a la Edad del Bronce y con un gran número de círculos concéntricos, como figura más abundante cuantitativamente. También destacan otras figuras, como algunos antropomorfos, un ídolo y la representación de un carro. Uno de los antropomorfos es la representación de un guerrero,  que pudiera ser que estuviéramos ante un grabado precursor de las estelas del Bronce Final, tan abundantes en el suroccidente ibérico, pero tallado directamente en la roca. Sobre el ídolo hemos de decir que se asemeja a los existentes en los conjuntos gallegos y se encuentra entre los grabados de dos escudos. Finalmente abundan, igualmente, las cazoletas y una serie de grabados lineales.

Foto: chdetrujillo.com

Fuente: Fernando Moreno Domínguez, Francisco Pérez Solís y Alberto Durán Sánchez - chdetrujillo.com

Se trata de dos grandes paneles tallados en dos pizarras apenas separadas por 5 metros, con grabados de varias épocas prehistóricas, con gran variedad de estilos y de técnicas de ejecución, de complejidad enorme. Su estado de conservación no es del todo bueno.
[...] Se trata de un conjunto de grabados rupestres excepcional en Extremadura: hay varios tipos de grabados de diferente antigüedad y con diferentes técnicas, entre las que sobresale la del piqueteado. También hay grabados lineales, cazoletas y otros que han sido pulidos y no se les nota el piqueteado. Dadas estas características, dichos grabados pueden iniciarse incluso desde el Calcolítico en adelante. La mayoría de los grabados se pueden datar en el Bronce Medio y Final.
Lo más destacado de todo el conjunto, tanto por su número como por su tipología, son la gran cantidad de círculos grabados. La mayoría tienen círculos concéntricos o una cazoleta o circunferencia en medio. Entre las dos peñas se pueden contar bastante más de cincuenta círculos, teniendo la peña vertical más del noventa por ciento de ellos. Pensamos que podría tratarse de representaciones de escudos formando parte de un ejército, ya que muchos parecen estar en formación, unidos unos con otros. Unos de mayor tamaño que otros (lo que demostraría mayor estatus social). También hay algunos más separados, que parecen estar en solitario. Estas representaciones de escudos se relacionan con otras representaciones que se dan en la roca tales como antropomorfos, ídolo y carro.

domingo, 21 de enero de 2018

La Tamborrada y su posible significado simbólico, San Sebastián-Donostia

Esta semana hemos tenido dos importantes celebraciones invernales de claro tinte precristiano: San Antón y San Sebastián. De San Antón trajimos, esta semana al blog, una de sus múltiples muestras en las Luminarias de Guadix; hoy, sin embargo, hacemos lo propio con la de San Sebastián, cuya fecha de celebración fue la de ayer, 20 de enero. Y lo hacemos acercándonos al festejo más conocido de entre todos los existentes en torno a este mártir en nuestra Península, quizás por celebrarse en una importante ciudad, la que toma el nombre del propio santo: San Sebastián o Donostia en euskera. Es bien cierto, como suele ocurrir en los festejos de ciudad, que no es la celebración con mayor ancestralidad en su ritualidad contemporánea, pues la esencia de los lejanos rituales se ha mantenido más pura o menos deformada en los ambientes rurales. Pero, a pesar de ello, sí encontramos un claro simbolismo detrás de su famosa Tamborrada que podría conectarlo con el resto de festejos invernales que se vienen dando desde la fecha del Solsticio y que continuarán hasta la celebración de los carnavales. Se dice que la Tamborrada comenzó a celebrarse en el siglo XIX, en una representación carnavalesca que pretendía ser una parodia de los desfiles militares que se realizaban alrededor de la ciudad, donde el tambor ya sabemos que es un elemento habitual en dichos desfiles o guardias. San Sebastián, por entonces, era una ciudad fortificada y bastante militarizada, de ahí que sus habitantes estuvieran muy habituados a esos desfiles y al sonido de los tambores, que acabó representando una de sus comparsas, sumándose después otras más hasta que nació la conocida como Tamborrada, a pesar de lo cual no se celebraba en fechas de carnaval, sino en la celebración del propio patrón de la ciudad que le da nombre a ésta. Ya sabemos que los carnavales, como tal, en sentido amplio, encuentran su origen en esas mascaradas invernales que se celebraban durante todo el invierno, aún no se estuviera en la fecha que se estableció para el carnaval propiamente dicho.
Y es hasta aquí a donde llega el origen histórico y oficial de La Tamborrada de San Sebastián. A partir de esta explicación, quiero construir una hipótesis, que sería la que relaciona el simbolismo que encuentro en este festejo, con el del resto de festejos invernales. Mientras que en muchas de estas celebraciones, las más primigenias, que se desarrollan normalmente en el ámbito rural, el cencerro es el protagonista, tanto que se las denomina a muchas de ellas cencerradas, en este caso concreto, que hoy nos ocupa, es el tambor el que produce ese fuerte estruendo, que según la explicación mayoritaria, que no dejamos de traer una y otra vez al blog, pretende despertar a la Naturaleza de su adormecimiento invernal, al menos en el caso de las cencerradas, ahora que poco a poco va ganando terreno la luz a la oscuridad y la Primavera, también, poco a poco, se va acercando. Se me dirá que si La Tamborrada donostiarra nació en el periodo decimonónico, poca conexión puede tener con los festejos que con más asiduidad traemos a este espacio; pudiera ser que no existiera, evidentemente, ninguna relación, pero, por otra parte, también pudiera ser que constituyera la sustitución de otro tipo de ritualidad, con otros instrumentos de percusión que pudieran haber sido utilizados con anterioridad, pues lo que es claro, es que el festejo alrededor de la figura de San Sebastián, ya se daba con anterioridad y también sabemos que alrededor de muchos de estos santos, sobre todo los más antiguos, los mártires, siempre se esconden otro tipo de ritualidades mucho más antiguas. Al menos, si no existiera esta conexión, en cierto modo se está produciendo el mismo fenómeno, celebrar un festejo invernal con la suma de múltiples instrumentos percutidos, en este caso tambores, que producen un gran ruido y una especie de catarsis colectiva. Eso, mejor que nadie, nos lo podrían afirmar los donostiarras que sean buenos conocedores del origen de los festejos de su ciudad. Con lo que desde aquí agradeceríamos cualquier comentario al respecto.

Foto: espanafascinante.com

Fuente: sansebastianturismo.com

La Tamborrada es la fiesta con la que cada 20 de enero Donostia / San Sebastián celebra el día su patrón. La fiesta comienza a las 00:00 en la plaza de la Constitución con la izada de la bandera de la ciudad. Es entonces cuando la Sociedad Gaztelubide y los representantes de otras tamborradas empiezan a interpretar las melodías de Sarriegui, que sonarán en la ciudad durante todo el día.
La historia comenzó en 1836 como una de las comparsas del carnaval donostiarra; al poco tiempo se empezó a tomar como tradición festejar al patrón recorriendo las calles de San Sebastián. En un principio, los participantes iban disfrazados, pero más tarde se uniformaron como los militares que había en la ciudad. Los primeros uniformes utilizados reproducían los de los batallones gipuzkoanos que intervinieron en la Guerra de la Independencia y tenían un estilo francés de vestimenta militar. A medida que se fue ampliando el número de participantes en la tamborrada, se dio entrada a otras compañías con otros uniformes.
Este día es prácticamente imposible no ver ninguna tamborrada por las calles de San Sebastián, y es que más de 125 compañías (formadas por entre 20-50 tambores y 50-100 barriles, acompañados por una banda de música, abanderados y cantineras) dan vida a la ciudad con sus canciones y bailes.



miércoles, 17 de enero de 2018

Las Luminarias de San Antón, Guadix

Hemos dejado, hoy mismo, atrás la celebración de San Antón. En nuestra penúltima ficha, cuando hablamos de Los Morraches de Malpica de Tajo, dijimos que en las celebraciones en torno a San Sebastián, momento en el que se celebra esta mascarada, estábamos ante los primeros santos que se empiezan a encuadrar dentro de los rituales y festejos de mitad de invierno, en torno, a lo que era -no dejamos de decirlo, pues es importante este dato- el antiguo Imbolc céltico, a pesar de que todavía queden unos días para el paso de enero a febrero, que es el momento concreto del Imbolc, el cual queda identificado, con mayor exactitud, en las celebraciones de Santa Brígida -cristianización de la diosa celta Briga-, la Candelaria y San Blas. Pero unos días antes, incluso, que San Sebastián, tenemos al patrón de los animales, a San Antón, el cual podríamos decir que es el inicio del inicio o la antesala, de este conjunto de festejos que van a ir llegado en los próximos días y semanas y que vienen a enlazar, finalmente, con los carnavales, que más o menos evolucionados, ya sean más primitivos o ancestrales o más contemporáneos, no dejan de ser originarios de todos estos festejos y mascaradas invernales.
Si hacemos la comparación con el cercano San Sebastián -el próximo sábado día 20-, mientras que en la celebración de éste existen o abundan distintas mascaradas, en la celebración de San Antón son las hogueras y luminarias las que se llevan el protagonismo. Ya sabemos el simbolismo del fuego, el cual aparece en otros muchos festejos y en otros muchos momentos del año, como elemento purificador. En el momento concreto en el que nos encontramos también entra en juego otro factor alrededor del fuego, como es el revitalizador, pues con estas hogueras se quiere dar más fuerza al Sol que nació recientemente tras el Solsticio, para que, de este modo, la luz siga ganando poco a poco terreno a las tinieblas y la Naturaleza vaya despertando de su aletargamiento invernal, en ese eterno ciclo o danza cósmica.
Hoy traemos un ejemplo de estas hogueras, de las muchas existentes en toda la Península Ibérica, acercándonos a Andalucía oriental, en concreto, a Guadix y a la celebración de sus Luminarias. Interesante el curioso ritual existente alrededor de la ermita del santo, donde ya sea a pie, a caballo o en algún otro animal de tiro, se habrán de dar nueve vueltas al santuario.

Foto: Diego Márquez

Fuente: granadaescultura.com

La fiesta de las Luminarias de San Antón en Guadix, provincia de Granada, es una tradición difícil de datar su origen, en la cual se encienden las “luminarias”, fuegos o también conocidos como ‘chiscos’, para conseguir protección del santo “se queman sus barbas”.
El 17 de enero se celebra la Romería de San Antón de Guadix, aunque el día anterior se traslada el mismo desde la parroquia de la iglesia de San Miguel hacia la ermita que lleva su nombre en carrozas y caballerías y es esa noche de la víspera cuando se encienden las “luminarias” en los alrededores de esta ermita y en cada barrio de la ciudad.
Ya el 17, San Antón sale en procesión en un carro tirado por bueyes para volver a la tarde de nuevo hasta su iglesia.
Quien quiera alcanzar la protección del santo deberá dar 9 vueltas a la ermita bien a pie, a caballo, o en mulo o en asno.


lunes, 15 de enero de 2018

S.O.S. para el CARNAVAL JURDANU

Hoy nos toca volver a nuestra comarca predilecta, pero en esta ocasión para traer no muy buenas noticias, la verdad, o más bien, habría que decir, para traer malas e incluso muy malas noticias. La asociación Estampas Jurdanas, de la que hemos hablado por aquí en más de una ocasión, en relación a la celebración de uno de los carnavales más importantes de la Península Ibérica, de entre los de raigambre ancestral, como es el Carnaval Hurdano (Carnaval Jurdano), asociación que recuperó este festejo de su extinción en la década de los noventa del pasado siglo, habiéndole llevado hasta el reconocimiento, el pasado año, de Fiesta de Interés Turístico a cargo de la Junta de Extremadura, ha sido desplazada, despóticamente, de la gestión -autogestión, deberíamos decir, como colectivo de gente hurdana y no hurdana, del pueblo llano, amante de esos valles y de esas sierras, de sus gentes y de sus tradiciones- de esta importante celebración de antruejos. Pero siendo grave esto, ellos dirían (los integrantes de la Corrobra Folklórica y Etnográfica ESTAMPAS JURDANAS, el cual es su nombre completo), que más grave es desplazar, además, a esta celebración, desde que se retomó, de su verdadero día de celebración, movido por sucios intereses a cargo del que preside la Mancomunidad de Las Hurdes, quien es a su vez alcalde de Casares de las Hurdes en la actualidad, pues el festejo debe ser siempre el SÁBADO GORDU DEL ENTRUEJU, como se le denomina por allí, y no en otras fechas, como se pretende hacer.
De este modo, habiéndome informado del atropello que se pretende realizar, vaya desde Iberia Mágica nuestra denuncia y nuestro apoyo al verdadero CARNAVAL JURDANO, el del SÁBADO GORDU DEL ENTRUEJU, el verdaderamente ancestral, como bien describió Tomás Gómez a principios del siglo XX y no los sucedáneos contemporáneos que a buen seguro se quieren imponer en una tierra tan rica en mitologías, que se manifiestan, además, en su Carnaval, como es la comarca de Las Hurdes.
Nunca olvidaremos las dos ediciones a las que hemos asistido, tanto en Martilandrán, en 2014, y en Riomalo de Abajo, en 2015, ni tampoco todas a las que esperamos asistir en un futuro, porque estoy seguro de que Estampas Jurdanas lograrán vencer a la insensatez, haciendo que el pueblo hurdano y su cultura, no se vean privados de esta valiosa reliquia antropológica y folklórica, como es el CARNAVAL JURDANO.
Despedimos nuestras líneas con el comunicado firmado por el sociólogo jurdano Manuel Roncero Domínguez, natural de la alquería de El Cabezo, y la petición a todos los lectores, como amantes de la Antropología, de la Historia y del Folklore, de que hagan suya esta denuncia y la difundan.

Foto: somoshurdes.com

Sería en el alborear de la década de los 90 del siglo XX cuando la Corrobra Folklórica y Etnográfica ESTAMPAS JURDANAS, viendo la decadencia de los antruejos que, desde tiempo inmemorial se venían celebrando a lo largo y ancho de la comar de Las Hurdes, decidió redactar un informe, haciéndose llegar a todos los responsables de los Ayuntmaientos mancomunados del territorio jurdano. No podíamos permitirnos que los "rejuíjuh" (así llamaban los antiguos habitantes de la zona a las diferentes estampas carnavaleras) se viniesen abajo, ya que eran muchos los valores antropológicos, etnográficos, floklorísticos y etnomusicológicos que llevaban en su seno. Un carnaval eminentemente ruralizado, heterodoxo, transgresor, de concejo abierto y de espíritu libertario no se podía perder. Ni mucho menos.

En nuestro informe, aprobado por unanimidad de todos los alcaldes jurdanos, se significaba CLARA Y ROTUNDAMENTE que el festejo se llevaría a cabo el SÁBADO GORDU DEL ENTRUEJU, a no ser que motivos de temporales climatológicos o de calamidad pública lo impidieran. Y se remarcaba que dicho festejo sería rotativo por todas y cada una de las alquerías o aldeas que componen la comarca, a fin de concederles el oportuno protagonismo y por haber sido ellas las que mantenían los últimos rescoldos de estas carnestolendas.

Con todas las aportaciones del imaginario colectivo de los más mayores, que nos dieron pelos y señales del carnaval que ellos habían vivido desde niños y con algunas pinceladas en diferentes revistas y periódicos que nos legó Tomás Gómez, que, aparte de ser secretario en los primeros años del siglo XX en los pueblos de Casar de Palomero y Caminomorisco, era un buen, observador, viajero infatigable por su territorio de Las Hurdes y un gran escritor costumbrista, fuimos tejiendo las mimbres de esa fiesta que ya es todo un referente por numerosos rincones de muchas geografías. Una reconstrucción minuciosa, milimétrica, que sacaba a la calle la rica mitología de estas tierras y que colocaba al CARNAVAL JURDANU entre las manifestaciones sociofestivas más señeras y notables del Ciclo Invernal. Su eco comenzó a llegar a diferentes foros y cátedras relacionados ocn la Cultura Tradicional-Popular, y el pasado año estuvo presente fuera de las fronteras nacionales, trasladándose a Lisboa dentro del marco del Festival de la Máscara Ibérica. El éxito fue apoteósico. Igualmente, ciertas facetas de estos antruejos fueron representadas en septiembre del mismo año en "Chocalhos: Festival dos Caminos da Transumância", como festejo eminentemente pastoril. En perspectiva, hay otros viajes a países del Viejo Continente, sobre todo aquellos del área de los Balcanes, que conservan antiquísimos rituales carnavalescos.

A lo largo de todos estos años, el Carnaval Jurdano ha gozado de buena salud y de una acogida enorme por parte de los habitantes de estas serranías. Pero he aquí que ya comenzó a torcerse con motivo de la edición del pasado año. Correspondía celebrarse en el pueblo de EL ROBREU DE LUH CASÁRIH (El Robledo de Casares), la alquería situada a mayor altitud de toda la comarca. Se empezaron a realizar los preparativos y el grupo Estampas Jurdanas contactó con don José María Martín Iglesias, alcalde de dicho municipio y, a su vez, presidente de la Mancomunidad de Las Hurdes. Todo estaba previsto para su celebración el día 25 de febrero, por ser el Sábadu Gordu del Entrueju. Pero he aquí que dicho alcalde, sin atender a lo estipulado en el informe aprobado mancomunadamente, se empecinó en llevarlo a cabo el día 4 de marzo, fecha que ya estaba fuera del ciclo de Carnaval, con la excusa de que el día 25 de febrero era el "Día del Toro" en Ciudad Rodrigo y la gente del concejo de Casares marchaba en masa a dicho festejo. Cosa totalmente incierta, ya que se han celebrado, dentro de ese concejo, las ediciones correspondientes del Carnaval Jurdanu en las alquerías de La Huetre, El Carabusino y Casarrubia y en todas tres fue un rotundo éxito. Más tarde, nos enteraríamos que el señor alcalde de Casares tiene un restaurante en dicha localidad de Ciudad Rodrigo (Salamanca). No sabemos si el negocio influiría en su unilateral decisión de posponerlo al 4 de marzo. En ello andábamos, cuando nos enteramos que se iban a desplazar a ver el Carnaval Jurdanu in situ unos técnicos de la Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura, pues a través del Centro de Documentación de Las Hurdes se les había hecho llegar la pertinente Memoria, con el fin de conseguir el título de Fiesta de Interés Turístico. Se aconsejaba que, al menos, por esta vez se llevara a cabo la fiesta en una alquería con cierta entidad poblacional y con la infraestructura suficiente, lo cual puntuaría bastante a la hora de dar el visto bueno al festejo. Se barajó el nombre de la alquería de Azabal (hoy, entidad local menor), dentro del concejo de la villa jurdana de El Casar de Palomero, y así fue aprobado en un pleno de la Mancomunidad de Las Hurdes, con la excepción del alcalde de Casares y presidente de tal institución.

La fiesta de antruejos se llevó a cabo, en su fecha, en dicha alquería de Azabal, volcándose todos los vecinos en su participación, con su alcalde, Isidro Alonso Herrero, a la cabeza. La asistencia fue masiva y el grupo Estampas Jurdanas echó toda la carne en el asador para que resultara apoteósica, como así sucedió. El presidente de la Mancomunidad y alcalde de Casares no asistió a la jornada carnavalesca, como tampoco suele asistir con la frecuencia que requiere su cargo a otros eventos institucionales y comarcales que salgan fuera de las fronteras de su concejo. Ante el éxito del festejo, una Orden de 23 de octubre de 2017, firmada por José Luis Navarro Ribera, consejero de Economía e Infraestructuras de la Junta de Extremadura, declaraba el Carnaval Jurdanu como Fiesta de Interés Turístico.

Con el fin de que, en el presente año de 2018, el Carnaval Jurdanu se celebrara por todo lo alto, dado que estrenaba su nuevo título de Fiesta de Interés Turístico, se decidió retomar su conocido rumbo, después del paréntesis de su celebración en Azabal. Tocaba volver la vista hacia El Robledo de Casares y, a principios del pasado diciembre, a fin de que el toro no cogiera a la organización desprevenida, se intentó hablar con el alcalde de dicho concejo, pero las llamadas caían en saco roto. Se habló, igualmente, con el Ayuntamiento de Casares y se rogó que su alcalde contactara con el grupo "Estampas Jurdanas", como entidad que se había encargado de sacar el mentado carnaval de sus cenizas y que venía siendo el organizador y motor de la fiesta. Tampoco se logró nada. Después de tropecientas llamadas, el alcalde se puso al aparato, pero advirtió que el Carnaval Jurdanu se haría tal y como acordara "el y su gente". Fue la misma contestación que le dio al resto de alcaldes de la comarca en un pleno de la Mancomunidad.

Muy recientemente, se logra saber, a través de miembros de Estampas Jurdanas de ese concejo de Casares, que el alcalde y su gente ya habían puesto fecha al Carnaval Jurdanu: el sábado, 3 de febrero y que ellos se lo guisarían y comerían a su manera, sin contar con otras asociaciones de la zona y convirtiendo lo que es una fiesta comarcal en una local. Parece ser que a algunos de ellos les gusta repartir el carné de jurdanos: "tú sí lo eres, pero tú no". O sea, el cuento de Juan Palomo. Por un lado, se saltaban a la torera la fecha consensuada desde los años 90: el Sábadu Gordu del Entrueju, que este año es el 10 de febrero, cuando se inician los días fundamentales del Carnaval en todo el orbe conocido. Y por otro lado, el Carnaval Jurdanu quedaba en manos de un señor, que jamás asistió a una sola edición de dicha fiesta y de una gente que, aparte de no tener interiorizado los valores propios de estos antruejos, desconocen por completo la enjundia, dinámica, desarrollo y vivencias festivas de tales carnestolendas. Hay que tener en cuenta que quienes escenifican los "rejuíjuh" más llamativos, arcaicos, transgresores, heterodoxos y el repertorio etnomusicológico propio de estos singulares festejos son los más de 60 miembros de Estampas Jurdanas. Gracias a esas estampas carnavaleras, el Carnaval Jurdanu ha conseguido la titulación que hoy ostenta y que puede perder si su rumbo se trastoca por completo. De hecho, Estampas Jurdanas está gestionando la celebración del auténtico CARNAVAL JURDANU en una localidad fuera de la comarca, y se niega en redondo, si no se para la arbitrariedad que se está cometiendo y que se está cargando a un festejo conocido ya internacionalmente, a no volver a participar en una sola edición de uno de los carnavales más importantes del mundo hispánico.

Ante ello, se lanza un S.O.S. para salvaguardar esta joya antropológica, denunciando los hechos por todos los medios legales posibles, sobre todo a través de los medios de comunicación. Contamos con vosotros para tan importante y urgente menester.

Os adjuntamos direcciones de interés para que cotejéis diversas opiniones a través de ellas:

1.- José María Martín Iglesias (alcalde de Casares y Presidente d ela Mancomunidad de Las Hurdes (Tfno. Ayuntamiento: 927/676172.- Mancomunidad: 927-434123).

2.- Gervasio Martín Gómez (Alcalde de Caminomorisco y presidente de la Asociación Integral de la Comarca de Las Hurdes, ADICHURDES): Tfno. 628329679.

3.- José Luis Azabal Hdez. (Alcalde de Pinofranqueado): Tfno. 630925093.

4.- Juan Carlos Sendín Sánchez (Alcalde de Nuñomoral): Tfno. 927/433002 - 681243865.

5.- Miguel Angulo Pino (Alcalde de Ladrillar): Tfno. Ayuntamiento: 927/677330.

6.- José Antonio Arrojo Palomo (Alcalde de Casar de Palomero) Tfno. Ayto. 927/436202 - 927-436313.

7.- José Pedro Domínguez Domínguez (Director Centro de Documentación de Las Hurdes). Tfno. 616084115.

8.- Isidro Alonso Herrero (Alcalde entidad menor de Azabal): Tfno. 669858262.

9.- Carlos Rodríguez Rodríguez (Coordinador grupo ERA DE HORCAJO, Estampas Jurdanas). Tfno. 680810705.

10.- Emiliano Jiménez Domínguez (Tamborilero de "Estampas Jurdanas") Tfnos. 622681995 - 622413996.

11.- Casto Iglesias Duarte (Directiva Asociación Sociocultural de Las Hurdes, ASHURDES). Tfno. 619415486.

 
Tweets por @IberiaMagica