lunes, 26 de octubre de 2009

El origen del camino de Santiago

Estamos ante una de las rutas sagradas -que también encierra connotaciones de poder en sus distintos periodos- más conocidas de todo Occidente. Pero tras la historia del santo se esconde un origen mucho más lejano de este camino que pocas veces cuentan y así, las distintas religiones y los distintos poderes políticos le han dotado de su propio y complejo cuerpo mitológico donde también se mezclan "herejías" como la de San Prisciliano, personaje al que muchos otorgan el verdadero papel protagonista de Compostela y que fue sustituido, para caer en el olvido, por la figura del apostol. Esto en cuanto al estudio del mito cristiano, pero, como se ha dicho, el camino hunde sus raíces mucho más atrás.

















Siguiendo el culto al “Ocaso del Sol”, (es decir, al Erebo), marchaban los peregrinos, obedeciendo la vieja tradición céltica del Ara solis, hacia el Nerio hasta llegar el cabo sagrado de Finisterre, para celebrar la muerte del Sol.
Finisterre, del latín Finis Terrae, alude al extremo más occidental de Europa y se encuentra en tres lugares concretos: Galicia, Cornualles y Bretaña, tres de los territorios mas propiamente célticos del continente.
(celtiberia.net)

Octavio Augusto establece el nacimiento del nuevo y monumental "Callis Ianus", el "Sendero de Jano", como consecuencia de la existencia previa de "peregrinaciones" hacia los lugares de culto indígenas en las fiestas principales, tales como el Lugnhasa del 1º de agosto.Octavio pone en marcha la configuración del "Sendero de Jano", como trayecto iniciático hasta Occidente, sirviéndose de las peregrinaciones celtas hasta los lugares del dios indígena Lugh y sin olvidar, que es el propio dios el dueño del camino, del "sendero de las estrellas", de la vía láctea que recibe el título celta de la "Cadena de Lugh". Así, desde las diferentes colonias romanas y ciudades indígenas, se establecen unos recorridos que permiten a los peregrinos la realización de este camino iniciático hasta Occidente. Desde el norte, el sur y el este del imperio estas rutas quedan dispuestas sobre las nuevas vías romanas, y conducen desde los diferentes territorios de Roma hasta enlazar en etapas determinadas con el "Callis Ianus", el Camino Principal y que recoge el "Tablero de la Oca".

















Dios Jano

Estas vías, tanto la príncipal como las secundarias, se establecieron bajo la protección directa de los Caballeros de la Orden Ecuestre. Ellos se encargaban directamente del buen estado de las comunicaciones entre los diferentes enclaves, del correcto acondicionamiento de los albergues que, para los caminantes, se establecieron en las rutas, y de salvaguardar de malhechores los recorridos.

El "Callis Ianus", o "Sendero de Jano", representaba hasta su final en el territorio virgen de la Callaecia, la vía iniciática de la tradición primordial. Su cometido era llevar a los hombres al lugar donde el dios Sol se oculta para pasar la noche; el lugar donde se encuentran los misterios del Cosmos y a donde debemos dirigirnos, todos los hombres, para alcanzar la justicia y la paz.
(eltablerodelaoca.blogspot.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica