lunes, 18 de junio de 2012

Las Fuentes Tamáricas, Velilla del Río Carrión

Hoy nos acercamos a la Montaña Palentina, a tierra de antiguos cántabros, en concreto de la tribu de los Tamáricos, de ahí el apelativo de la construcción que vamos a visitar hoy: las Fuentes Tamáricas. En este lugar, donde los citados cántabros tamáricos seguramente rendían culto a las aguas, los romanos construyeron una fuente que es la que ha llegado a nosotros con el nombre de Fuentes Tamáricas gracias a la alusión que de ellas hace Plinio el Viejo en su Historia natural. Durante siglos se trató de localizar las fuentes citadas por este importante autor latino, pero no fue hasta el siglo XVIII cuando Enrique Flórez afirmó que estas se encontraban "en el lugar de Velilla de Guardo...donde hay una Ermita con título de San Juan de Fuentes Divinas." Finalmente, la arqueología dio la razón a Fray Enrique en las excavaciones de 1960 y 1961 dirigidas por el gran arqueólogo Antonio García y Bellido. La fuente era conocida, en Velilla del Río Carríón -la Velilla de Guardo de Fray Enrique-, como La Reana, lo que se ha interpretado como una corrupción de la expresión La Romana, con lo que de ser cierto, estaría aludiendo a su origen. La construcción en el siglo XII de la ermita de San Juan constituye un ejemplo más de la cristianización de un antiguo lugar de culto, en este caso una fuente o santuario oracular.

Wikipedia

 *Fuente: Plinio el Viejo, Naturalis historia, XXXI, 23. Las Fuentes Tamáricas en Cantabria sirven de augurio.

Son tres, a la distancia de ocho pies. Se juntan en un solo lecho, llevando cada una gran caudal. Suelen estar en seco durante doce días y, a veces, hasta veinte, sin dejar ninguna señal de agua, mientras que otra fuente contigua sigue manando sin interrupción y en abundancia. Es de mal agüero intentar verlas cuando no corren, como le sucedió poco ha al legado Larcio Licinio, quien, después de su pretura, fue a verlas cuando no corrían, y murió a los siete días.

1 comentario:

  1. Es muy difícil que un topónimo que se comprende, como La Romana, se altere hasta decir algo ininteligible como La Reana. He encontrado en España mas de 650 nombres de lugar que comienzan por " lar o la r...". Todos ellos son hermosos pastizales, variantes de la antigua expresión vasco- iberica, " Larr... " que es el genérico de pastizal. Larreana significaría " El gran pastizal ",

    ResponderEliminar

 
Tweets por @IberiaMagica