lunes, 15 de julio de 2013

La Ermita de la Virgen de los Enebrales y su leyenda, Tamajón

Prácticamente a los pies del Ocejón, en su parte meridional, y no lejos de Tejera Negra, encontramos un lugar muy especial formado por un conjunto de rocas de sugerentes formas que, a imitación del famoso conjunto conquense, es conocido como la Ciudad Encantada de Tamajón, término municipal donde se encuentra este paraje natural en el que además se ubica la Ermita de la Virgen de los Enebrales, nuestra protagonista de hoy. La leyenda cristiana que rodea a este santuario parece tener una génesis claramente precristiana, donde de nuevo la serpiente monstruosa hace acto de aparición, siendo un humilde cura salvado por intercesión de la Virgen, que a modo de un héroe mitológico-o heroína en este caso-, salva al sacerdote apareciendo posteriormente su talla sobre un enebro, lugar donde finalmente se construye en su honor este templo, que toma además el nombre de este árbol.
Otra vez el árbol como símbolo de la sacralidad.
Dentro de la mitología cristiana que también hunde sus raíces en este mito pagano, se puede decir que la Virgen de los Enebrales actuó al modo de un San Jorge o un arcángel San Miguel. No existe ninguna prueba que nos diga que estamos ante un antiguo lugar de culto ancestral, pero sí se dan una serie de indicios, como la leyenda, la sacralización de un bosque de enebros, en un paraje en el que también abundan las sabinas, y sobre todo el conjunto kárstico, además de calcáreo y calizo, tan llamativo, con abundas cuevas, que nos hacen creer en dicha posibilidad. En más de un sitio web es calificado dicho paraje como santuario de la Prehistoria, pero, todo hay que decirlo, sin aportar ninguna prueba que atestigüe dicha afirmación, con lo que, como siempre, apelamos a la colaboración de cualquier persona que por aquí pase y sea conocedora de aquel lugar.

garcaba2 - flickr.com

*Fuente: Guadalajara se hace camino al andar, juancar347.blogspot.com

Aunque no se sabe a ciencia cierta por la falta de evidencias, se sospecha que la actual ermita -remodelada entre los siglos XVI y XVIII- sustituye a otra más modesta, románica en sus orígenes. Rodeada, como he dicho, por pinos y enebros, con la imponente sierra del Ocejón como telon de fondo, en sus proximidades se desarrolló una curiosa leyenda, que nos recuerda los famosos encuentros de héroes mitológicos, como Hércules, y también históricos, como Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, con terribles serpientes (2), que seguirían la tradición, posteriormente cristianizada de paladines celestiales como San Jorge o el arcángel San Miguel. En este caso, sin embargo, el protagonista fue un modesto sacerdote a quien el monstruo salió al encuentro, siendo salvado in extremis por intercesión de la Virgen, cuya figura se descubrió posteriormente en la rama de un enebro, de ahí el nombre. El tema queda recogido en una pintura, probablemente del siglo XVI que, apenas distinguible -recordemos que la ermita, quedó muy deteriorada en el transcurso de la Guerra Civil- adorna con el milagro una de las paredes laterales del interior del templo. Templo que, aunque tradicionalmente siempre ha tenido sus puertas abiertas para refugio de caminantes y peregrinos, actualmente se mantienen bajo candado para evitar robos y alteraciones de gente sin escrúpulos.
[...]Conviene añadir que, por sus características, no es difícil de adivinar la existencia de cultos paganos en la Antigüedad, incluidos los druídicos.

Ciudad Encantada de Tamajón - escapadarural.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica