sábado, 14 de septiembre de 2013

San Vítor y el culto al cráneo, Gauna - Iruraitz-Gauna

En Cuadrilla de Salvatierra, comarca alavesa, encontramos un culto de claro tinte ancestral, a pesar de tener su origen, en su forma actual, en el siglo XI. Hablamos de la tradición existente en la Ermita de San Vítor de Gauna -San Bitor en euskera- de pasar agua por el cráneo de San Vítor, que se conserva en un relicario de plata en la propia ermita, con la que se bendecirán los campos y se curarán enfermedades de la cabeza, incluida la del baile de San Vito, enfermedad que, aunque pueda parecer, no deriva del don curativo del cráneo de San Vítor, sino de la invocación que se hacía a San Vito de Lucania, el santo italiano, en relación a este mal.
Estamos, por tanto, ante lo que parece un claro caso de ritual ancestral del que su forma actual no deja de ser una versión vigente de un antiguo culto precristiano.

Relicario con el cráneo de San Vítor - salvatierra-agurain.es

*Fuente: Supervivencias de antiguos ritos (II Parte), Kepa Ruiz de Eguino

En San Vitor de Gauna se conserva el cráneo del santo, los peregrinos que suben a la ermita lo utilizan como copa para beber el agua que echan en él, a fin de curarse de enfermedades de la cabeza o evitar el dolor de cabeza.
Se describe la magia homeopática o imitativa como un fenómeno según el cual causas semejantes producen efectos semejantes o que, en otras palabras, los efectos se asemejan a las causas. Esta es una manera de pensar muy extendida, especialmente entre los primitivos, cuenta Zinzarri en su libro “Euzkadi insólita”.
Los primitivos creían por ejemplo que los huesos de un muerto pueden utilizarse para producir ceguera o sueño en aquellos ante cuya casa se queman ocultamente o a escondidas o a quienes se les hace beber el agua que estuvo en su contacto, porque los muertos son ciegos y están sumidos en un eterno sueño.

[...]...se razona de la siguiente manera: Si se hace pasar agua por el cráneo de un santo, adquiere automáticamente propiedades santificadoras, y más concretamente salutíferas, especialmente contra las enfermedades su asiento en el propio cráneo, contra las enfermedades de la cabeza. Así la meningitis, los dolores de oído, el baile de San Vítor y otras dolencias específicamente nerviosas que la afectan.
El propio sacerdote y eminente antropólogo J. M. Barandiarán en su “Mitología Vasca” no duda en calificar como mágicos los rituales que tradicionalmente se celebran en Sorlada y Gauna.
“El mundo de los magos, como cualquiera – dice- con sus cosas y representaciones".

Arcardio - Ermita de San Vítor de Gauna, panoramio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica