lunes, 14 de octubre de 2013

El Timiaterio de Calaceite, Calaceite

Volvemos a dejar constancia de otro famoso timiaterio. Como ya hicimos la semana pasada con el de La Quéjola, hoy hacemos ficha al Timiaterio de Calaceite, que, como se puede ver, toma el nombre de la población de la comarca de Matarraña en cuyo término municipal fue hallado; en concreto se encontró en una tumba de la necrópolis íbera de Les Ferreres. Está datado en el siglo VI a. C. Según se cuenta, fue hallada a un agricultor -Justo Pastor- en 1903, el cual acordó entregársela al famoso arqueólogo Juan Cabré a cambio de un óleo pintado por el mismo, pero mientras que el primero cumplió honestamente con su parte y le entregó la pieza arqueológica, el segundo nunca entregó dicho óleo y además la vendió al Museo del Louvre. Hoy en día se encuentra el Museo Arqueológico Nacional.
Esta pieza ritual de bronce se compone de dos conos de aros unidos por una pequeña columna, con un caballo en su base.
El entender que esta pieza constituye un timiaterio es la postura mayoritaria, pero hay autores,  como el que hoy traemos, que afirman que no es un timiaterio sino un soporte, aunque establece que sostendría vasos metálicos con líquidos o sustancias aromáticas como el incienso, lo cual le pone, en cierto modo, en relación con los propios timiaterios.

Luis García

*Fuente: El soporte de Les Ferreres de Calaceite (Teruel): una revisión desde su tecnología y contexto. Xosé-Lois Armada y Salvador Rovira

Una de las mejores pruebas de las dificultades que ha planteado la explicación de nuestra pieza es la variabilidad de sus denominaciones y adscripciones funcionales: candelabro, thymiaterion, portaofrendas, soporte...Es el último de estos nombres el que hemos adoptado y el que consideramos más idóneo. En efecto, la pieza que nos ocupa pertenece a una familia de objetos de larga tradición en el Mediterráneo cuyo destino era servir como soporte de vasos metálicos que contendrían líquidos o sustancias aromáticas, generalmente incienso.
[...] La interpretación como quemadores de sustancias aromáticas, incienso en particular, parece apropiada para este tipo de objetos. Análoga función podrían desempeñar los vasos colocados sobre trípodes o soportes con ruedas, pero, en este caso, el tratarse de dos objetos independientes confiere alos recipientes metálicos una mayor versatilidad y permite su interpretación alternativa como elementos de banquete, apoyada por los materiales que aparecen asociados. Ambas adscripciones funcionales sitúan este tipo de objetos en esferas cultuales y rituales; de hecho, se ha propuesto la relación de los incensarios con santuarios y lugares de culto, aunque su documentación en este tipo de contextos es bastante limitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica