miércoles, 9 de octubre de 2013

Santuario vettón del castro de La Pinosa, Mijares

Gracias a Vicenta Manzano, del grupo Vettones de FB, he conocido, no sólo la existencia del castro vettón de La Pinosa, en Mijares, municipio de la vertiente meridional de la Sierra de Gredos, en el Valle del Tiétar, sino de un interesantísimo santuario que en este yacimiento se encuentra, además de una necrópolis. Dentro del santuario destaca la existencia de un ídolo rupestre, un grupo de piletas rituales y, sobre todo, lo que parece un ustrinum o lugar donde se procedía a la cremación de los muertos o, como dice el autor que traemos y estudioso de este castro, David Martino, exponer ritualmente los cadáveres ante los buitres para que éstos los elevaran a los cielos, en creencia de estos antiguos pueblos.
El castro vettón se encuadra en la I Edad del Hierro y comienzos del Hierro II.

Pileta - Vicenta Manzano
Pileta - David Martino

*Fuente: Necrópolis, área ritual, ustrinum, ídolo y santuario del castro vettón "La Pinosa" de Mijares (Ávila) - David Martino

En la Céltica, al santuario se le llama "Nemetón", "bosque sagrado" o área boscosa donde se celebraban los rituales y ceremonias religiosas. Siempre se elegía un lugar umbrío y próximo a un cauce de agua o fuente, donde los hombres se comunicaban con los dioses y divinidades. En nuestro caso se trata de un reciento bien definido y acotado. [...] A la derecha del reciento y junto a la fuente podemos ver una agrupación de cinco pilas rectangulares, talladas en bloques de piedras graníticas. Pilas que servirían, sin lugar a dudas, para usar en los rituales religiosos que allí se celebraban.
Por santuario entendemos el lugar donde se rinde culto a la Divinidad. [...]Los vettones, integrados en el grupo céltico del Oeste de la Península, no utilizaban templos construidos. Su religión, que debió de ser esencialmente naturista, no lo necesitaba, tanto esto es así que tanto vettones como lusitanos tuvieron, al pareder, especial repugnancia por los recintos cerrados, no así con los espacios abiertos al aire libre, donde tributaban a la divinidad de turno.
Esta divinidad, en nuestro caso el ídolo, está representada por una gran peña periforme, troncocónica redondeada en la base. Este ídolo, pues de esto se trata, carece de extremidades y cuerpo y sólo está representado por el rostro, donde van tallados los dos ojos y la boca abierta en mueca de grito o espanto. Cubre la cabeza con bonete o caso, bien delimitado por hendidura tallada, del resto del rostro.
[...] Pertenecen estos ídolos a los llamados "ídolos oculados" frecuentes en la cultura megalítica del Occidente Peninsular y que perduran durante toda la Edad de Bronce hasta alcanzar la Edad del Hierro.


Ídolo oculado - David Martino
Ustrinum - David Martino

1 comentario:

  1. Me honra y me gusta ver que mis enlaces son compartidos y vistos por tantas personas y grupos, gracias por ello... mi apellido es Ramirez, Vicenta Ramirez Manzano, la del enlace, un saludo. (no me deja publicar con mi nombre por ello pongo anónimo aunque no es esa mi intención)

    ResponderEliminar

 
Tweets por @IberiaMagica