miércoles, 6 de noviembre de 2013

Ermita de la Virgen de la Montaña y la Sierra de la Mosca, Cáceres

Dejando atrás la antigua Turgalium -Trujillo-, ya no lejos de la colonia civium Romanorum de Norba Caesarina -Cáceres-, llama la atención la aparición de una sierra -la Sierra de la Mosca-, con la población de Sierra de Fuentes en su ladera levantina, antesala de la bella capital cacereña que se esconde tras ella, al oeste de la misma. Es en esta sierra, en una de sus elevaciones, donde se halla el famoso santuario de Cáceres, el Santuario o Ermita de la Virgen de la Montaña, patrona de esta milenaria ciudad. Nuestra ficha, siempre buscando la ancestral sacralidad de los distintos enclaves ibéricos, se basa en una mera suposición personal, que no es otra que la de intuir un pasado sacro bastante más lejano que el culto mariano conocido. He rastreado en busca de alguna pista, pero nada he encontrado sobre posibles restos de antiguos templos romanos precristianos o de huellas cultuales prerromanas en el lugar; únicamente el conocimiento de que, muy probablemente, antes de la fundación romana ya existía algún asentamiento vettón en lo que luego fue Norba Caesarina, antigua etnia que, al igual que otras muchas coetáneas, sacralizaba las montañas (la denominación de la Virgen de la Montaña, muy posterior, podría ser indicativo de cultos a alguna divinidad en tiempos romanos y prerromanos y que, por tanto, pudieran haber sacralizado esta montaña), además de los restos de antiguos poblamientos en la propia Sierra de la Mosca, como son el yacimiento arqueológico de El Risco, del Bronce tardío, o el del Castillo de El Puerto, también del Bronce y que fue ocupado hasta el siglo I a. C. Todos estos antiguos poblamientos tuvieron que tener su lugar sagrado o de culto y qué mejor enclave que los que ofrecía la estampa de la Sierra de la Mosca, de entre los que el Santuario de la Virgen de la Montaña bien pudiera ser heredero de ellos. Ahí queda planteada esta aventurada hipótesis.
A continuación traemos unas líneas donde se describe la versión oficial del culto a esta patrona, de la que toman su nombre numerosas cacereñas.

Santuario de la Virgen de la Montaña visto desde la Judería vieja o Barrio de San Antonio de Cáceres - Iberia Mágica. Foto de 2011

*Fuente: rutasdelpatrimonio.es

En los alrededores de Cáceres se encuentra este santuario en que se venera a la patrona de la ciudad, Nuestra Señora de la Montaña y desde donde se podrá disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad de Cáceres. Situado en la Sierra de la Mosca, a unos seiscientos metros de altitud permite divisar el conjunto monumental perfectamente integrado en el Cáceres moderno junto a la Sierra de San Pedro, últimas estribaciones de los Montes de Toledo.

La historia del santuario se inicia con la llegada a Cáceres en 1600 de Francisco Paniagua, con la intención de erigir una pequeña capilla para una imagen de la virgen que traía consigo. Su ejemplo de vida anacoreta llevó a Sancho de Figueroa, vicario de Cáceres, a impulsar la construcción de un eremitorio que se bendijo en 1626. Sobre aquella capilla se construyó entre 1716 y 1721 el actual templo.

El interior lo forma una nave con bóveda de medio cañón, un coro sobre la nave y dos capillas custodiando la cabecera. A los pies, en el muro del Evangelio, se encuentra un bello crucificado en madera del escultor de la escuela madrileña, José Salvador Carmona, autor también de una Santa Ana ubicada en la capilla del mismo nombre. En el presbiterio destaca el retablo mayor, obra barroca atribuido a Manuel de Larra y Churriguera, que es presidido por la virgen de la  Montaña, realizada en madera de nogal y encargada a algún imaginero sevillano entre los años 1620 y 1626.


Castillo de El Puerto, Sierra de la Mosca - vitruvio-publicaciones.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica