miércoles, 12 de febrero de 2014

El relieve del dios Vestio Alonieco, Lourizán-Pontevedra

Dedicamos hoy la entrada a un teónimo galaico, el dios Vestio Alonieco, y a un relieve, en el que se representa su figura, aparecido en Lourizán, parroquia del concello de Pontevedra, localidad en la que también se hallaron dos aras vinculadas a esta divinidad. Se encuentra entre los conocidos como dioses astados o cornudos al estilo del celta Cernunnos, el griego Pan, el romano Fauno, el egipcio Osiris, etc, y por ese motivo se le ha comparado con Cernunnos, aunque, los cuernos parecen más de toro que de cérvido. Aparece representado, además de con cuernos, con los brazos en cruz y amplias manos abiertas. Se le ha comparado igualmente, por este último motivo, con el dios Lug, pues uno de los epítetos de este dios céltico es "el de la larga mano", y con las manos extendidas aparece Vestio Alonieco en este relieve, tal y como se ha dicho; además también se le identifica, con esta última divinidad, por su vinculación solar; así, en una de las aras mencionadas, aparecían representadas dos esvásticas, representación vinculada al astro rey, otorgándole, a buen seguro, como a Lug y a Cernunnos, la categoría de dios solar.  




*Fuente: Los pueblos de la Galicia céltica - Francisco Javier González García

La presencia en Lourizán (Pontevedra) de un relieve con representación antropomórfica en un lugar próximo a la aparición de dos aras dedicadas a Vestio Alonieco, ha llevado a relacionar ambos testimonios. La supuesta representación del dios consiste en un personaje cornudo, con mentón alargado y los brazos en cruz, rematados en amplias manos abiertas. Fue López Cuevillas el primero en relacionar esas manos desproporcionadas con el epíteto irlandés de Lug Lamfada "el de la larga mano", un calificativo también atribuido en la mitología india a diferentes héroes míticos. Más recientemente, J. C. Olivares ha profundizado en el estudio de nuestros testimonios. Según este autor, la presencia en una de las aras de Vestio Alonieco de dos esvásticas lo caracterizarían como un "dios solar", pues así suelen interpretarse las esvásticas en contextos votivos. Si a ello se añaden otros paralelos europeos en los que el disco solar aparece asociado a representaciones de personajes con brazos y manos en posición análoga a la de nuestro "ídolo", se puede concluir que "ambos registros iconográficos, las grandes manos abiertas y las esvásticas, tienen una misma significación que es acorde con las características de Lu-g-us". A continuación analiza el contexto de los dioses cornudos célticos, para acabar defendiendo la identidad de Vestio Alonieco con el Cernunnos galo, el dios solar de la cornamenta de ciervo, a su vez identificado con Lugus.
Y, sin embargo, nada más diferente a unos cuernos de ciervo que los representados en el relieve de Lourizán, más bien apuntados y sin indicios de cualquier ramificación. Por ello, otros autores prefieren ver en sus cuernos los atributos del toro.
En este sentido se manifiesta F. Marco en un reciente estudio sobre una estatuilla conservada en el Museo Arqueológico Nacional, en la que se representa a un Marte con casco tricorne y coraza con figura de toro. Ambos elementos, triplicidad y toro, evocarían ideas fundamentales dentro de la "cosmovisión céltica". Dentro de ésta, los cuernos se supone que expresan valores relacionados con la violencia y la virilidad, funcionando entonces como símbolos de fuerza -cuya vertiente militar ratificaría la panoplia de Marte-, pero también de fecundidad, abundancia y prosperidad, porque de tales atribuciones se reviste por lo general el toro en cuanto símbolo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica