miércoles, 2 de abril de 2014

El Diagosto y la Loa, La Alberca

Nos acercamos a una bella y conocida población de la Sierra de Francia, a La Alberca. Allí, en agosto se celebra el Diagosto y la Loa, unas celebraciones de claro tinte pagano, con una serie de simbolismos que giran alrededor de una representación -la Loa- y el culto a la Virgen de la Asunción. San Miguel y la serpiente hacen acto de aparición, trayendo las reminiscencias de aquellos cultos indoeuropeos en los que el héroe acaba matando al monstruo, la lucha del bien y del mal, incluso, la adquisición de la sabiduría. La serpiente es la portadora de la sabiduría y el acto de matarla simboliza la adquisición de dicho conocimiento o saber ancestral, un mito que se repite en muchos lugares, llegando hasta nuestros días en su forma cristiana, tomando como protagonista a San Miguel y otros santos como San Jorge.

Foto: Florencio Moreno Anega

*Fuente: María Ángeles Sánchez Gómez, elpais.com

El nombre de La Alberca (Salamanca) evoca arquitectura popular, mozas de ánimas, bordados, joyas, bodas... Y, en plena canícula, el Diagosto y la Loa. Se venera a la Virgen de la Asunción, cuya celebración conserva aquí ese nombre, Diagosto, "por considerarla, sin duda", dice Caro Baroja, "la fiesta máxima de aquel mes". En su procesión, el 15, toman parte las cofradías, con sus estandartes. Cuando la imagen llega a la plaza tiene lugar el ofertorio, iniciado por las autoridades -alcalde y juez de paz- y continuado por los mayordomos, de dos en dos, seguidos de sus familias, cada una de las cuales hace su entrada por una calle diferente, ataviados con la riquísima indumentaria tradicional.

A las once del día 16, actores de un grupo local, Cateja, representan en la plazuela de la Iglesia el auto sacramental conocido como la Loa. El bien y el mal se enfrentan en forma de demonio, san Miguel, serpiente, pastor (o gracioso), dos galanes, siete pecados capitales y siete virtudes teologales en una tradición transmitida oralmente y que los expertos catalogan como obra de teatro popular del barroco, del siglo XVII.

Su trama: el demonio irrumpe para impedir que los albercanos celebren la fiesta en honor a la Virgen de la Asunción. La serpiente (algo parecido a un dragón), sobre la que se asienta el ángel caído, tiene siete cabezas, con sus bocas correspondientes, por las que el monstruo vomita fuegos de artificio. El arcángel se enfrenta con su espada al maligno, quien, inexorablemente, acaba humillado.

Esta loa se inserta en una tradición bastante extendida en esta hermosísima sierra de Francia -salpicada de pueblos de hondo sabor-, pero sólo en La Alberca se ha mantenido su representación año tras año. A pesar de los repetidos intentos del demonio por impedirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica