martes, 29 de abril de 2014

El Ídolo de Mikeldi, Durango

Gracias a Javi de Maen Log, tienda de artesanía celta, he conocido el conocido como Ídolo de Mikeldi, un verraco de piedra de la Edad de Hierro hallada en Durango en 1864. Es uno de esos casos curiosos, escasos, que existen de verracos o esculturas zoomorfas en piedra de la Edad del Hierro fuera del antiguo territorio vettón y tiene una particularidad que le diferencia de los verracos vettones, como es el disco existente entre sus patas, que según se especula puede ser una representación solar o lunar. En el lado derecho de la escultura se aprecian una serie de cazoletas que seguramente sean una muestra de su carácter mágico-ritual; no obstante, el enclave donde se halló continua sacralizado a través de la Ermita de San Vicente de Mikeldi, de la que toma el nombre el verraco. La escultura se encuentra en el Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco de Bilbao desde 1920.

Ubicación del verraco en el Museo Vasco de Bilbao - conocerbilbao.com

*Fuente: angul0scuro.blogspot.com

El habitualmente conocido como "Ídolo de Mikeldi" es una representación característica de verraco, con la particularidad de que entre sus patas sujeta un peculiar disco sobre el que en su día pudieron verse perdidas escrituras, supuestamente en caracteres prerromanos. La pieza, que hoy se expone en el patio del Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco, fué encontrada en los alrededores de la villa de Durango (Bizkaia), junto a la desaparecida ermita de Mikeldi. La escultura está realizada en piedra arenisca, procedente de las cercanas canteras de Gailandia (Iurreta), y de una sola pieza. En el lado derecho presenta una serie de perforaciones o cazoletas a las que se atribuyen un carácter mágico-religioso. Se data en la II Edad del Hierro, no existiendo nada parecido en todo el pais vasco y áreas limítrofes. Sólo es posible relacionarlo con los verracos del área meseteña.
El idolo es conocido desde antiguo, y así Gonzalo de Otalora, en el S. XVII, al ocuparse de las antigüedades de la Merindad de Durango, nos hace la siguiente descripción del mismo:
"... se halla y ve una gran piedra, así monstruosa en la forma, como en el tamaño, cuya hechura es una Abbada o Rinoceronte, con un globo grandísimo entre los pies, y en él tallados caracteres notables, y no entendidos, y por remate una espiga dentro de la tierra. Está en campo raso (causa de mostrarse deslavado).No se tiene memoria de él, si bien corre por Idolo antiguo ".
También el P. Flórez nos habla de él en el S. XVIII, aunque nada dice ya sobre la inscripción, que probablemente se habría borrado.
La pieza posteriormente debió quedar sepultada, pues así la encontraron Juan E. Delmas y el señor Trueba cuando fueron a verla y desenterrarla.


euskonews.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica