martes, 29 de abril de 2014

Verraco Porca da Vila, Braganza

Seguimos tras las huellas de verracos extraños, o al menos lejanos, al territorio vettón en el que sí abundan estas manifestaciones en piedra de la Edad del Hierro. En nuestra reciente visita al Trás-os-Montes portugués, en la bella ciudadela de Braganza, encontramos por sorpresa, junto al castillo y frente al magnífico Museo ibérico de la Máscara y del Traje, este magnífico ejemplo en piedra de lo que se vino a conocer como cultura de los verracos, un verraco conocido como Porca da Vila. No he encontrado ninguna información que indique el lugar de origen de la escultura, aunque sí sobre la picota rematada con una cruz que atraviesa su lomo, constituyendo un ejemplo de sincretismo entre una pieza de origen pagano y otra cristiana. Esta picota -pelourinho en portugués- y cruz que la remata es del siglo XIII y se encontraba en un inicio junto al Domus Municipalis, un importante edificio civil del arte románico de Braganza, hasta que fue trasladado en 1860, entendemos que junto al verraco, a su ubicación actual. La cruz está decorada con unas enigmáticas figuras de aspecto monstruoso o, más bien, de claro tinte precristiano o pagano. Tiempo atrás, con el liberalismo, como si no bastara con la picota y la cruz, el verraco era pintando con distintos colores, según el partido político de turno gobernante, y de ahí surgió un dicho que se relata en la fuente que a continuación aportamos.
Como aclaración diré que, en la fuente, se dice que nos encontramos en "tierras galaicoluistanas", pero, en muchas otras fuentes, se afirma que Braganza, y gran parte de Trás-os-Montes, era tierra de los zoelas, tribu astur de la que hablamos la pasada semana.

Iberia Mágica

*Fuente: Artemy Candón González, herodotohistoriant.blogspot.com

El verraco sostiene la enorme columna, rematada por el crucifijo, el origen protohistórico, tamizado por el cristianismo medieval.
En la ciudad de Braganza, en el Norte de Portugal, tierras galaicolusitanas, pobladas de añejos castros serranos, encontramos, junto a su imponente castillo, una escultura zoomorfa, que bien podría ser, un ejemplo más, de lo que la ciencia autorizada llamó en su momento, Cultura de los Verracos. No he encontrado ninguna información que haga referencia a su antigüedad y original ubicación, pero a primera vista parece tratarse de un toro, o algo parecido, similar a los cientos de verracos que abundan en la región. Al parecer se conoce como "Porca da Vila". Ciertamente complicado adivinar si se trata de un cerdo o de un toro. 
Esta Porca de Braganza cambiaba de color según el partido gobernante en cada momento, pues sus miembros, se encargaban de pintarla. Y de ahí surge la expresión "es tan honrada como la porca de Vila de Braganza" para referirse a mujeres de costumbres disolutas. 

Iberia Mágica

Iberia Mágica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica