martes, 26 de mayo de 2015

La Maya de Colmenar Viejo

Si hace poco hablamos de Las Mayas de Lavapiés (Madrid), hoy lo hacemos de La Maya de Colmenar Viejo, población de la comarca de la Cuenta Alta del Manzanares. La forma de representar dicho ritual ancestral de primavera es bastante similar al del castizo barrio madrileño. Niñas de entre 7 y 11 años de edad de esta población son elegidas, siendo una de ellas, finalmente, la que permanezca, como Maya, durante algunas horas en un altar engalanado con multitud de flores y plantas aromáticas como el tomillo. Como ya dijimos en relación a las de Lavapiés, nos recuerdan, en carne viva, a esas esculturas de damas sedentes íberas o a divinidades del Mundo Antiguo en general. Parece sorprendente que aún se conserven, con bastante autenticidad, celebraciones de este tipo, a pesar del buen número de ellas que habrán desaparecido.
En el texto del folleto oficial de este año, que aportamos como fuente, se dice que esta festividad tiene su origen en la Edad Media, pero como siempre decimos en relación a este tipo de festejos de claro tinte ancestral, a buen seguro encuentra sus raíces en tiempos mucho más lejanos.

Maya - 02/05/2015 - Foto: avaxnews.net


*Fuente: Folleto explicativo de La Maya 2015

Según apunta la Historia, el origen de la Fiesta de La Maya se remonta a la lejana Edad Media. En La Maya se conjugan simbolismos como la fertilidad o la prosperidad de la economía agrícola y pastoril, y es un inequívoco saludo a la Primavera. Los preparativos para la fiesta comienzan semanas antes del 2 de mahyo, día de la celebración. Tras la pertinente inscripción en el Ayuntamiento por parte de cada Maya, se procede a la preparación de los trajes, que se componen de enaguas, camisa blanca y mantón de Manila atado a la espalda. Además, las niñas se engalanan con multitud de abalorios y flores en el cabello, contribuyendo a que las calles de Colmenar presenten un extraordinario colorido.
A primera hora de la mañana del día 2, se procede a la recogida de flores para adornar el Altar que ocupará la Maya. En el suelo se desplegará una alfombra floreada sobre la que se situarán tomillos "del Señor" y "salsero". Sobre la mesita-altar se sitúan macetas y jarrones con margaritas y rosas. Por último, sobre una colcha, se esparcen flores, abundando la flor de piorno y tomillo "del Señor".
Tanto la Maya como sus acompañantes desarrollan papeles diferentes. Mientras la Maya permanece sentada en el Altar, quieta, sin sonreír ni hablar, las acompañantes conforman un grupo que, con bullicio y con sus cepillos y platillos, buscan a los paseantes para cepillarles la manga a la vez que dicen: "Para la Maya, que es Bonita y Galana". El dinero recaudado se reparte al finalizar la fiesta y sirve para compensar los gastos por los trajes y abalorios de las niñas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica