jueves, 28 de julio de 2016

Grabados rupestres de Los Ángeles, Ovejuela-Pinofranqueado

Volvemos a Las Hurdes con el mejor cronista que existe de las mismas, a día de hoy, como es Félix Barroso Gutiérrez; y nos acercamos, además, por tercera vez, a la alquería de Ovejuela, donde ya estuvimos hablando de su "diosa negra", hallada en el Chorrituelo, y de la celebración de un festejo ancestral conocido como La Enramá. Hoy lo hacemos para dejar constancia de un lugar también muy especial, que fue elegido por los franciscanos, en los alrededores de Ovejuela, donde se puede contemplar la cascada hurdana de mayor caída, con unos cien metros, el Chorro de Los Ángeles. Este magnífico paraje fue sacralizado desde bien antiguo, como comenta Félix Barroso en las líneas que traemos, donde se dice que en este lugar, cristianizado después por el monasterio, ya abandonado, que crearon los franciscanos, existían unos grabados rupestres que estos mismos destruyeron al instalarse en este lugar. Por tanto, a pesar de no poder, tristemente, contemplarse en la actualidad dichos grabados, queremos dejar constancia de un lugar más de culto de la "piel de toro", que diría Estrabón.


Ruinas del Convento de Los Ángeles - Foto: panoramio.com

Fuente: Félix Barroso Gutiérrez

La  antigua Ovegiola se transformó en Ovejuela, aunque los nativos la nombraban como “Bijuela”.  En sus términos, hay huellas de antiguas civilizaciones.  Incluso hasta minados de oro en la zona de “Loh Llánuh del Conventu”, laboreados ya por los romanos.  Y convento de franciscanos también hubo, los cuales se aposentaron entre aquellas bravías sierras en el año de 1214.  Levantaron sus muros en el lugar en que contaban que había aparecido una imagen negra, al remover una peña que estaba cuajada de grabados prehistóricos.
Nuestra Señora de los Ángeles
La imagen, trabajada en piedra negra y basáltica, fue consagrada por los frailes; los grabados destrozados y todos aquellos parajes asperjados por agua bendita y trastocados sus topónimos “paganos” por otros de carácter religioso.  Así, el que hoy es río de los Ángeles se llamaba antiguamente río de Las Jerrerías o Ferrerías.  Pero la mayoría de los nuevos nombres no prosperaron y los comarcanos siguieron con las antañonas denominaciones. Lo que sí instituyeron con gran éxito los franciscanos fue la devoción a Nuestra Señora de los Ángeles.  Por ello, el pueblo de Ovejuela las continúa celebrando por todo lo alto en las fechas que rodean al 2 de agosto, efemérides de tal Virgen. 


El Chorro de Los Ángeles, también conocido como la Chorrera de la Buitrera - Foto: lashurdesdestinonatural.com       



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica