martes, 24 de enero de 2017

Luminaria de San Sebastián, Ramacastañas-Arenas de San Pedro

A pesar de que aún queden unos días para los festejos cristianizados en torno al antiguo Imbolc céltico o festejos de mitad de invierno, se puede decir que con las celebraciones de San Sebastián de la pasada semana, en numerosos pueblos y ciudades, se da inicio a este ciclo de rituales con raíces en tiempos ancestrales, como lo son, en realidad, todas las que se celebran en torno a las distintas estaciones del año, ya sea, con la configuración que hoy en día tenemos de ellas, que no siempre fue la misma, dándose estas celebraciones en los inicios de estación o a mitad de las mismas, como serían, en este último caso, las calificadas como cuatro celebraciones principales del antiguo pueblo o cultura celta, que tanta huella dejó en nuestra Península Ibérica y que ahora llega una de ellas, el mencionado Imbolc, que casi se puede decir que comienzan, como también se apuntó, con las celebraciones de San Antón y San Sebastián. Así, como casi siempre, se pueden contemplar distintos elementos rituales alrededor de estos festejos, uno de ellos, muy habitual, es el fuego.
 Así ocurre con la Luminaria de San Sebastián celebrada en Ramacastañas, pueblo perteneciente a Arenas de San Pedro, en la comarca del Valle del Tiétar o de Arenas de San Pedro, pues es conocida de una u otra forma. Gracias al gran investigador y folklorista Daniel Peces Ayuso, hemos conocido la existencia de esta celebración con el fuego purificador como protagonista; y decimos purificador porque ésa es la función que se le asigna en éste y en otros tantos festejos similares. Así queda, además, plasmado cuando se salta la luminaria diciendo: "tomillo salsero que salga lo malo y que entre lo bueno". La luz poco a poco, aunque aún sometida a las tinieblas, va ganando terreno y los malos espíritus se han de dejar atrás para dejar paso a lo que está por venir, a la primavera, a la explosión de vida que poco a poco se va acercando en esta rueda perenne que año tras año recorre las distintas estaciones. Que no se pierdan nunca los festejos de este tipo.
Ilustramos la ficha con una fotografía del propio Daniel Peces Ayuso y una especie de romance que hemos conocido por él que dice así:

 En Ramacastañas, tengo yo una flor, cuando le da el aire, me viene el olor. Me viene el olor, me viene y se va, que brota del tronco. de San Sebastián.....


Foto: Daniel Peces Ayuso, Luminaria de Ramacastañas de 2017.

Escudo de Arenas de San Pedro


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Tweets por @IberiaMagica